*Reflexiones del corazon*

enlace

domingo, 25 de diciembre de 2016

LAS PUERTAS DE LA GRATITUD

SER BUENA PERSONA


¿Por qué son la ingratitud, el llanto gratuito y el no decir gracias, los más serios pecados que acarrean los más amargos castigos?
Incluso sin la Torá y sus Preceptos, ¡la decencia humana obliga a una persona a apreciar lo que otros hacen por ella y expresar gratitud! A cada persona, sin excepción, se le requiere ser un ser humano decente. Parafraseando a nuestros Sabios, una decencia básica es un requisito para la Torá.
*Nosotros nos sentimos heridos y ofendidos cuando otros niegan las bondades y favores que les ha
cemos. De hecho, nada nos disgusta más que la ingratitud. Rabí Akiva enseña, “No hagas a otro, lo que a ti mismo no te gusta”. Si nosotros encontramos la ingratitud tan desagradable ...

Resultado de imagen para LAS PUERTAS DE LA GRATITUD ¿entonces cómo puede alguien ser ingrato con el Creador Mismo?
Resultado de imagen para LAS PUERTAS DE LA GRATITUD HaShem se irrita cuando la gente se desvía del sendero de la lógica simple. Los buenos modales son necesarios para mantener una sociedad sana y normal. La simple lógica y el sentido común llevan a una persona directamente a los Preceptos de la Torá. Cualquier ser humano que es honesto consigo mismo –judío o no–judío por igual– buscará en última instancia, el camino de la Torá, al igual que nuestros patriarcas percibieron toda la Torá a través de sus poderes de observación y contemplación. La simple lógica dicta que una sociedad no puede funcionar adecuadamente en un clima donde el asesinato, el robo, la deshonestidad y el adulterio están a la orden del día. Éstas son todas las prohibiciones de la Torá, la lógica que cualquier persona decente puede comprender.

Cuánto más una persona ignora el sentido común, más molesta a HaShem. Un ejemplo extremo de esto son los drogadictos, cuyo castigo –aún en este mundo– es severo. Ellos pierden su humanidad y muchos de ellos sufren terribles muertes después de mucho sufrimiento. Muchos preguntan: ¿Qué hay de malo en drogarse de vez en cuando? Esta expresión “de vez en cuando” se vuelve frecuentemente un amo malvado llamado adicción. Un esclavo de las drogas no puede ser un siervo de HaShem. Además, muchos niegan que sean adictos. El uso de drogas desafía el sentido común, ya que destruye cuerpo, mente y alma. Como tal, la autodestrucción voluntaria de una persona, enoja al Creador más que cualquier otro pecado y despierta estrictos Juicios celestiales.

Lo mismo acerca de la ingratitud. Cuando un niño pequeño niega el bien que se le da, sus padres se enojan a pesar que es pequeño y carece de entendimiento. Detente y piensa: ¿Quién es llamado niño bueno y bien educado? El que sabe decir gracias…
La ingratitud es el rasgo negativo colectivo de la humanidad. Nuestros Sabios relatan que aun los animales expresan aprecio, como dice la Torá (Isaías 1:3): “Conoce el buey a su comprador y el asno el pesebre de su dueño”.

Entonces, si una persona carece de gratitud, no puede decir “Yo no aprendí Torá, yo no sé nada mejor”. La gratitud y expresar agradecimiento son lo básico de la ética humana.
Carecer de gratitud lleva a todo tipo de tribulaciones en este mundo, incluyendo enfermedad, divorcio y problemas en la crianza de los hijos. Así, mucho de nuestro sufrimiento contemporáneo es el resultado de nuestro (todavía a ser rectificado) pecado de llanto infundado. Nosotros lloramos y nos quejamos y el exilio sólo se alarga y alarga. Nuestro trabajo principal es desarraigar el despreciable rasgo de la ingratitud. Debemos seguir el camino de la gratitud para alcanzar nuestra redención.

La primera tarea

Cada persona quiere mejorar, cada uno quiere concretar su potencial y ser lo mejor posible. La primera tarea de auto-mejoramiento, es evitar todos los lloriqueos, quejas, llantos innecesarios, tristezas y desesperos, como si fueran la peste.

El Trabajo del Agradecimiento

Debemos saber que el trabajo de agradecer a HaShem, el Creador del Universo, es el trabajo más profundo y verdadero para el auto-mejoramiento de cada uno de nosotros. Una relación de agradecimiento con Dios, es la relación más auténtica que existe. Por eso, todo el tiempo que el agradecimiento es incompleto también la relación con  HaShem es incompleta.

La gratitud y el agradecimiento es lo que abre todas los puertas Divinas, tal como dice el sagrado libro del Zohar, que a través del agradecimiento la persona llega a presentarse delante del Creador. El agradecimiento anula todas las acusaciones. Porque lo que más las provoca es el hecho de que la persona no agradezca. El agradecimiento es el propósito de la creación del hombre, y si no fuera por el agradecimiento Dios no hubiera deseado crear Su mundo.

La gratitud y el agradecimiento manifiestan la perfección de la fe: Implican que la persona ve todo el bien que HaShem hace por ella en cada instante, y no da nada “por obvio” sino que le agradece a Él por cada detalle de su vida. Y cuando el hombre le agradece por aquellas cosas que ante sus propios ojos no parecen buenas, es una señal de que reconoce la Supervisión Divina absoluta que existe sobre él, y que tiene fe que todo es para bien.

A través del agradecimiento la persona tiene el mérito de llegar al “entendimiento”, lo cual implica que no hay diferencia entre el juicio y la misericordia, sabe que todo lo que le ocurre es para bien y agradece por todas sus carencias.

El cuaderno 

Si deseas ver todo el bien y la bondad que Dios te concede y llenar tu vida de gracias, he aquí una sugerencia útil: Comienza a anotar en un cuaderno todas las bondades y los pequeños milagros que HaShem hace por ti. A continuación, da las gracias por todos los detalles que has registrado. Cualquier persona que hace esto automáticamente se llenará de alegría. Descubrirá que la vida está llena de la bondad del Creador y que su cuaderno no es lo suficiente grande para registrar todo el bien que le envía. Aún más, experimentará más y más milagros y maravillas en su vida.

Con un cuaderno de agradecimiento, el hombre puede probar el paraíso en este mundo. HaShem perdona todos los pecados de esas personas agradecidas que son felices con su suerte y aceptan todo lo que les sucede con amor. Él perdona aun aquellos pecados que la Torá considera imperdonables. Eso no es todo, los pecados intencionales de una persona, se tornan méritos porque su gratitud le lleva al arrepentimiento por amor.

El Libro Netivot Olam afirma que el Creador perdona los pecados de una persona que acepta todo lo que le sucede con felicidad y adoración – medida por medida. Es como si  dijera, de la misma forma en que esta persona acepta la manera que conduzco el mundo con amor, Yo aceptaré su comportamiento con amor.

No entiendo nada…

Ésta es la canción que cantamos ya hace años: “¡No entiendo nada, no comprendo nada, sólo tengo fe que todo es para bien!”. Las palabras “no entiendo nada” se refieren al intelecto del cual venimos hablando. En verdad ante nuestros ojos todo se ve como algo muy malo, solamente yo tengo fe que es para bien.

Así es la persona, está limitada y ve solamente aquello que un ser de carne y hueso es capaz de ver, aquello que de acuerdo al intelecto no es bueno. Pero en cambio, el Creador ve una imagen completamente distinta: el pasado, el presente y el futuro, e infinitas combinaciones que se encuentran fuera de la capacidad de entendimiento humano, programas y finalidades para las cuales sí es algo bueno y de ese mismo “no bueno” brotará un bien enorme.

De esto cada uno debe aprender que cuando se encuentra en una prueba no debe esperar poder comprender por qué es para bien sino que solamente debe apoyarse en la fe y de esta manera logrará alabar y agradecerle al Creador – en todas las circunstancias. Entonces, logrará endulzar y mitigar todos los juicios severos que hay sobre él y tendrá el mérito de ver la bendición y el bien que le llegará.

Agradecer – de verdad

La causa principal de las adversidades que tiene el hombre es su falta de gratitud, es decir la falta de reconocimiento y agradecimiento; el hecho de no decir gracias por todas las bondades que el Creador hace para con él en cada instante. Si se agradece por lo bueno y también por lo aparentemente malo, necesariamente llegará una salvación. ¿De veras? Por supuesto. Entonces, ¿por qué a veces agradecemos y no nos llega la tan esperada salvación? Tal como se quejó conmigo una persona diciendo: “¡Yo digo todo el tiempo gracias, gracias y gracias y nunca me ha llegado una salvación!”.

Mi respuesta fue la siguiente: “Tú dices gracias porque oíste que hay que decirlo, nada más. Tú no das las gracias porque realmente crees que es todo es para bien, y ésta es la causa por la cual no te llega la salvación. Todo el tiempo que no creas que todo es para bien – de verdad, tu agradecimiento no es capaz de traer ninguna redención verdadera… ¡Incluso si dirás gracias mil veces! Quizás eso pueda ayudar a mitigar un poco los juicios severos, porque al final de cuentas por el hecho de estar diciendo gracias no comienzas a lloriquear y de todas maneras las palabras influyen sobre el alma. Pero esto de ninguna manera puede poner en funcionamiento lo que en verdad se debe activar, porque lo fundamental es la fe, saber que en verdad todo llega de manera planificada y que es para bien”.

¡Hay que agradecer con sinceridad! – “¡Yo no entiendo nada! ¡No entiendo cómo se comporta el Creador! Si Él lo quiere así, es porque es bueno”. Es necesario decir gracias teniendo profunda fe de que todo es para bien: “¡Gracias HaShem! De verdad gracias. Me alegra lo que Tú haces y te agradezco lo que haces por mí. Yo deseo aquello que haces conmigo y acepto todo lo que haces – ¡y te agradezco con todo mi corazón!”.

De hecho, lo que resulta de esto es que cuando la persona tiene algún sufrimiento o alguna gran carencia, significa que hay un juicio sobre ella. Por lo tanto, lo mejor que puede hacer para liberarse de ese juicio es agradecer y agradecer y seguir agradeciendo…

¡Y lo fundamental – es agradecer por la misma carencia! ¿Por qué? Porque el agradecimiento por esa carencia es la mayor manifestación de fe verdadera, ya que la persona al agradecer manifiesta que cree que todo proviene de  HaShem y que todo es para bien. Por lo tanto, demuestra que tiene la fe que también esa carencia proviene del Creador y de Su Supervisión Individual, y si la recibió – seguramente es para su propio bien eterno. El Creador, Quien todo lo sabe, vio que la realidad de esa carencia es lo mejor para que esa persona logre su corrección espiritual y que sin ella no podrá alcanzarla y ciertamente no podrá apegarse al Creador. Es por ello que Él le otorgó tal privación con absoluta misericordia, para su bien eterno.

La gente dice: “Dije gracias y eso no me ayudó…”. Esto se debe a que en verdad esas personas  no aceptan la conducción del Creador y no están conformes con aquello que les ocurre; simplemente dicen “gracias” porque oyeron que es bueno hacerlo, como si fuera una “mantra” o un hechizo. ¡Eso no es agradecer realmente! El agradecimiento es real cuando se lo hace con verdadera alegría y gratitud. Es decir, que tal como alguien se alegra por algo bueno que le ocurrió y agradece con todo el corazón, así también debe alegrarse por algo malo y agradecer sinceramente. ¡Éste es el agradecimiento que redime a la persona y a todo el mundo!

Cuando la persona piensa que lo que el Creador le hace es algo malo, y sólo dice ´gracias ´ para “activar” la salvación – de hecho está mintiendo. Porque de acuerdo con su propio entendimiento debería llorar y quejarse por lo que le sucede. De esta manera, ¿cómo puede llegar a recibir la salvación a partir de tal “agradecimiento? ¿Acaso la mentira puede traer salvación? ¡La mentira no salva a nadie! ¡Sólo la verdad trae la redención y la bendición!

¡Debes agradecer con la fe que eso también es para bien! Di: “Creador del Universo, yo tengo fe en ti. Yo no entiendo lo que Tú haces, pero tengo la fe que todo lo que haces – es para bien, yo creo en Ti. Yo tengo fe. ¡Gracias  HaShem por lo que haces por mí!”.

El Trabajo del Agradecimiento

El agradecimiento al Creador del Universo es el trabajo personal más sincero y profundo que existe en la vida. Una relación de agradecimiento a Dios es la relación más auténtica que existe. Por eso, todo el tiempo que el agradecimiento es incompleto también la relación con HaShem es incompleta.
El agradecimiento es lo que abre todas las puertas Divinas, tal como dice el sagrado libro del Zohar, que a través del agradecimiento la persona llega a presentarse delante del Creador. El agradecimiento anula todas las acusaciones ya que lo que más las provoca es el hecho de que la persona no agradezca. De hecho, el agradecimiento es el propósito de la creación del hombre y, tal como explica el Ramban, si no fuera por el agradecimiento Dios no hubiera deseado crear Su mundo.

El agradecimiento manifiesta la perfección de la fe ya que implica que la persona ve todo el bien que HaShem hace por ella en cada instante, y no da nada por sentado//por obvio, sino que Le agradece a Él por cada detalle de su vida. Y cuando el hombre Le agradece al Creador por aquellas cosas que ante sus ojos de sangre y hueso no parecen buenas, es una señal de que reconoce la absoluta Supervisión Divina que existe sobre él, y que tiene la fe que “Todo es para bien”.

A través del agradecimiento el hombre logra recibir “Daat”, la conciencia espiritual y el conocimiento de que no hay diferencia entre el Juicio Divino y la Misericordia Divina. Él sabe que todo lo que le ocurre es para su bien – ¡y por lo tanto hasta agradece por todas sus carencias!
Por ello, el agradecimiento debe preceder a todo tipo de plegaria, como la confesión, el arrepentimiento, las súplicas, etc. Antes que nada es necesario agradecer por todas las bondades del Creador, y especialmente por aquellas carencias por las cuales se quiere rezar.

Agradecer por las carencias

¿Por qué precisamente es tan importante agradecer por las carencias? Porque el agradecimiento por la bondad y el bien, y mucho más por los milagros y las salvaciones, es algo obvio y bien entendible. Sin embargo, el aspecto más profundo del agradecimiento, en el cual necesitamos un refuerzo especial, es el agradecimiento por aquellas cosas que aparentemente no son buenas. Porque de acuerdo con la Emuná, hay que agradecer por todo aquello que no nos sale como uno quiere y por todo lo que le falta, etc.
Cuando comenzamos a agradecer por las cosas que aparentemente no son buenas, ¡las salvaciones y las bendiciones empiezan a llegar rápidamente! Todo lo que deseabas solucionar, incluso aquello que parecía más complicado, que si hubiera llorado y suplicado día y noche no hubiera logrado resolver, logra resolverse rápidamente a través del agradecimiento. Porque como ya hemos mencionado, ¡el agradecimiento abre todas las puertas!

Por ejemplo: Una persona que no tiene suficiente dinero para mantenerse, en algunos casos abunda en plegarias y súplicas pero no logra ver ningún cambio en su situación. Pero si la persona le agradece a Dios por su falta de sustento, rápidamente verá un gran cambio para bien. Lo mismo aquel que no encuentra a su pareja y que ya hace mucho tiempo reza pidiendo encontrar a la persona adecuada y no logra ningún resultado… Si tiene el mérito de agradecerle a HaShem por el hecho de que se demora en encontrarla –en vez de llorar–, logrará grandes bendiciones. Una persona enferma, si agradecerá una media hora cada día por el hecho de estar enferma – ya verá grandes milagros y maravillas. Y así con cualquier dificultad, complicación, cuando las cosas no se resuelven como debían, el agradecimiento es lo que logra solucionar todo, abriendo incluso la “cerradura” más fuerte.


Rab Shalom Arush

1 comentario:

Anónimo dijo...

E
l gran místico alemán del siglo 13, Meister Ekhart, dijo
una vez: “Si la única oración que dices en toda tu vida
es ‘gracias’, esta será suficiente”.
La gratitud es una práctica sagrada, una forma de conocer y
agradecer a Dios. La gratitud eleva nuestros espíritus, cambia
nuestra perspectiva y suaviza nuestros corazones. Cuando
somos agradecidos, somos humildes, estamos despiertos y
maravillados.
La gratitud nos ayuda a apreciar lo que

tenemos en vez de
enfocarnos en lo que
no
tenemos.

REFLEXIONES DE LIGITANA DE CRISTO

Loading...

OJO BUSCAR EN ESTE BLOG CUALQUIER TEMA INTERESANTE

AMOR

http://cnnespanol.cnn.com/cnnvenezuela/#0
Reflexión:
Parte de vivir y de crecer en la vida, es precisamente en ocasiones "caer" o "errar".
Lo importante no es caer, o cuantas veces caes, lo importante es que te LEVANTES.
En su Palabra DIOS nos dice que ÉL nos sostiene y levanta al caído. Las circunstancias adversas no pueden destruir nuestro camino, ni detenernos y hacer el esfuerzo de subir de nuevo al cielo.
TulipanPon tu mirada en JESÚS Flor
No hay texto alternativo automático disponible.

Quizás también le interese:

Quieres que te envien las enseñanzas por correo?Ligia Margarita

SAN ANTONIO DE LOS ALTOS EN LA GRAN CARACAS

Mi Residencia es San Antonio de Los Altos cerquita de Carrizal "Venezuela"

'QUE HERMOSO Y MARAVILLOSO ES TENER ESPERANZA'
Esperanza es la virtud que alienta nuestra vida de creyentes en Cristo y nos brinda la energía moral para transitar el largo camino que se inicia con nuestro encuentro con el Señor.
La esperanza es un don de Dios que él en su gracia pone en nosotros desde que creímos. Es el resultado de ejercitar la fe en el cumplimiento de las promesas del Señor.
La Biblia es el libro de la esperanza, el mensaje del evangelio es un mensaje de esperanza, siendo el Señor Jesús resucitado la personificación de nuestra esperanza.
Dios te bendiga, mas todavía.

Le pedí a Dios agua; Él me dio un océano.
Le pedí a Dios una flor; Él me dio un jardín.
Le pedí a Dios un árbol; Él me dio un bosque.
Le pedí a Dios un amigo; Él me dejó conocerle
'Jesús'

Paisajes de Venezuela compiten entre las Siete Maravillas Naturales del Mundo
Paisajes como El Salto Ángel, El Roraima y La Amazonia, compiten en las Siete Nuevas Maravillas Naturales del Mundo.
Tiempo


Sobre mi Ligia Margarita González de Hernandez

Sobre mí:Soy una persona SENSIBLE, quiero AMAR... y el deseo de mi corazón es llevarle consuelo, a las personas, [que VALORO muchísimo.

"Jesús"
El nos amó, nos ama y nos amará. Gracias a Él es que podemos llamarnos hijos de Dios, Dios eligiéndolos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, {EF 1,5;} Jesús se ofreció como sacrificio eterno al padre, y ofreció su sangre por nuestros pecados; ya el enemigo ¡no nos puede atar! ¡Somos libre! por la sangre, del cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. !El mundo no te puede atar¡ Sólo tú te puedes atar (limitar). En Él nombre de Jesús te invito a que entregues tu vida a Jesús, para que el Espíritu Santo te toque y te envuelva en el amor del Padre. No digas; nadie me ama o que solo me siento y mucho menos digas; yo no valgo nada. Hermano mío, tú vales la sangre del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, tú vales la sangre de Cristo. Por lo tanto tú eres importante. Posiblemente te encuentras en la oficina de un doctor o en un hospital enfermo sintiéndote solo, triste, angustiado; posiblemente estás molesto por tanto esperar, tienes la angustia de no saber que tienes y eso te crea una inseguridad emocional, mas sin embargo yo te digo que tu no estás solo. ¡Hay alguien que te ama, y ese alguien, ,tiene nombre de hombre y se llama Jesús! Él sabe por lo que estás pasando y hoy te dice; hijo mío cuando, más sólo te has sentido, es cuando más cerca he estado de ti. Posiblemente te preguntarás. ¿Me amará el Señor? Para poder contestarte esa pregunta solo te invito a que mires a una imagen de Jesús crucificado, mira sus llagas y su sangre derramadas por ti y por mí, mira la corona de espinas. Mira sus rodillas en carne viva y ahora soy yo el que te pregunta ¿crees que Jesús te ama?¡Pues claro que te AMA!





La imagen puede contener: una o varias personas

Insignia de Facebook

Ligia Margarita González de Hernández Crea tu insignia

Google+ Followers

ETICA Y MORAL

LA POLIGAMIA DIOS LO PERMITIÓ???

¿Por qué permitía Dios la poligamia / bigamia en la Biblia? Pregunta: "¿Por qué permitía Dios la poligamia / bigamia en la Bi...